jueves, 8 de octubre de 2009

53) En el camino


EN EL CAMINO

Libros, fotografías, documentos, mapas, testimonios, revistas, periódicos, películas, archivos, reportajes, canciones, poemas, monumentos, carteles, lugares, personas, fechas, catálogos, armas, divisiones, brigadas, batallones…

Una Historia vivida. Una Historia por descubrir. Una Historia por contar.

La reconstrucción de un Pasado a través de un largo proceso de años. Un constante trabajo por encontrar indicios, seguir pistas, interpretar restos. Un esfuerzo por comprender, por entender cosas que sucedieron hace mucho tiempo.

Atrás quedaron los días infantiles en los que los fortines eran poco más que lugares especiales en los que jugar. Viejos restos de una antigua guerra de la que poco sabíamos. Construcciones misteriosas que transmitían un magnetismo y una atracción especial.

La curiosidad me acompañó siempre. Querer saber, querer entender. ¿Quién construyó esto? ¿Qué sucedió aquí? Muchas preguntas, montones de dudas, pocas respuestas.

Resultaba sugerente imaginar fieros combates, asaltos, bombardeos, tiroteos, cargas a la bayoneta, explosiones… Algo similar a lo que veíamos en las películas, parecido a cuando jugábamos a la guerra.

La realidad resultó ser mucho más sugerente. Dramática, pero atractiva. La Historia superaba cualquier ficción o imaginación que mi mente hubiera podido crear. Y así, poco a poco, fui entendiendo.

No puedo recordar cuando comencé a conocer los detalles de ese Pasado, pero fue pronto. En casa, gracias a mi padre, el interés por la guerra civil siempre estuvo presente. Libros, documentales, películas, artículos, conversaciones… Y así, casi sin darme cuenta, me fui sumergiendo en el descubrimiento de unos años convulsos y agitados que sacudieron a España con tanta fuerza que sus ecos y repercusiones aun se manifiestan hoy en día.

Aquella guerra había tenido uno de sus principales escenarios en el mismo lugar en el que yo había crecido y en el cual vivía, y algunas de sus huellas materiales, supervivientes del naufragio de la Historia, aun eran visibles por los alrededores. Pero las cosas no eran tan sencillas. Los libros daban información, pero ésta, aunque de gran interés, solía resultar genérica y profundizaba poco a la hora de conocer lo sucedió aquí. Exactamente aquí.

Sí, en ellos se hablaba de batallas, de fases de la guerra, de personajes relevantes, de política y organizaciones… pero existían pocos datos que permitiesen relacionar todo eso con los restos que yo iba descubriendo en mi zona. Faltaba información.

Cuando comencé a interesarme en serio por la guerra civil en el noroeste de Madrid, apenas existían estudios específicos sobre la cuestión. A lo sumo se encontraba algún capítulo o apartado dedicado al tema en algún libro o revista, pero esa información siempre resultaba escasa y se digería con cierta facilidad. Sabía a poco.

Ante la escasez de datos, uno tendía a construir interpretaciones y teorías que luego, con el tiempo, se demostraron equivocadas. Pero ya había sido contagiado por el virus del Pasado y no había vuelta atrás. La necesidad de cotidianas dosis de Historia se hizo palpable y, poco a poco, esta adicción fue dando algunos frutos.

Luego, fui encontrando caminos y sendas que permitieron ir encauzando todo esto. Se animó el interés por aquellos tiempos, aparecieron nuevas publicaciones, conocí a personas que compartían inquietudes y pasiones parecidas… Algunas cosas se fueron esclareciendo, aclarando, tomando forma. Esta última etapa de la que hablo es muy reciente, tanto, que aun estoy sumergido en ella, dejándome llevar por los vaivenes de los datos, los hallazgos, las conversaciones, las lecturas…

Archivos, fichas, catálogos… Horas y horas de trabajo de campo, de caminar entre viejas trincheras, de descubrir ruinas y despojos bélicos, de interpretar mapas y fotografías, de adentrarse en la telaraña de los viejos documentos de época, de leer olvidadas crónicas periodísticas… Una inacabable búsqueda, mezcla de sentimiento, inquietud y afición, que permite ir completando las piezas de este enorme rompecabezas.

Sentida y apasionada investigación de un tiempo, unos sucesos y unas gentes que desaparecieron hace décadas y que, en gran medida, permanecen envueltos en las sombras del tiempo y del olvido, a la espera de ser descubiertos y rescatados.

JAVIER M. CALVO MARTÍNEZ

Fotografía : "Despojo" bélico encontrado en Villanueva del Pardillo (JMCM)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada