domingo, 3 de noviembre de 2013

135) "Senderos de Gloria"


"SENDEROS DE GLORIA", O EL CINE COMO RECREACIÓN HISTÓRICA



En 1957 se estrenaba el largometraje "Paths of Glory" ("Senderos de Gloria" en España) del director estadounidense Stanley Kubrick, un relato antibelicista ambientado en la Primera Guerra Mundial cuyo guion estaba basado en una novela de Humphrey Cobb publicada en 1935.


La película de Kubrick nos sitúa en 1916 en el frente occidental. Una brigada francesa, al mando del coronel Dax (interpretado por Kirk Douglas), recibe la orden de conquistar una estratégica posición alemana denominada la "Colina de las Hormigas". El ataque francés resultará un fracaso total, las armas automáticas de los bien parapetados alemanes, con el apoyo de la artillería, crean una barrera de fuego y metralla que resultará impenetrable. Tal es así, que algunas compañías se niegan a salir de sus trincheras al considerar el ataque un auténtico suicidio. Este hecho es considerado por el oficial al mando del dispositivo francés, el general George Broulard (interpretado por Adolphe Jean Menjou) una muestra de intolerable insubordinación. Para obligar a sus soldados a salir de las trincheras, da la orden de que la artillería abra fuego contra sus propias posiciones. El oficial al mando de las baterías se niega a obedecer si no recibe una orden por escrito y firmada. El ataque francés fracasa y la indignación del general provoca un lamentable proceso que acabará con un consejo de guerra por insubordinación y cobardía frente al enemigo y el fusilamiento de tres soldados elegidos al azar.


Tanto la película de Kubrick como la novela de Cobb se basan en hechos reales, en concreto, los acontecidos en febrero de 1915, cuando el general de División Géraud François Gustave Réveilhac, mostrando un total desprecio por la vida de sus hombres, ordenó a la artillería disparar contra las posiciones propias. El motivo de una orden tan irracional estaba en el hecho de que sus hombres, de la 119ª Brigada de Infantería, tras tres intentos fallidos de asaltar una posición enemiga, diezmados y agotados, se negaron a reanudar un nuevo ataque. Finalmente, las baterías francesas no abrieron fuego contra sus propias tropas porque el oficial al mando, el coronel de artillería Bérubé, se negó a obedecer la orden, pero este suceso provocó un consejo de guerra que terminó con el fusilamiento de cuatro soldados. Años después, en 1934, tras un largo proceso judicial impulsado por los familiares de los soldados ejecutados, las penas capitales serían declaradas improcedentes. Por su parte, el general  Réveilhac, tras finalizar la guerra, sería nombrado Gran Oficial de la Legión de Honor, falleciendo de muerte natural en 1937.


El motivo principal por el que traigo la película de Kubrick a este blog esta en la excelente recreación que el director estadounidense realiza de la guerra de trincheras, siendo capaz de trasladarnos al tétrico ambiente de los frentes estables occidentales durante la Gran Guerra. Salvando las distancias y a pesar de las diferencias, hay muchos elementos característicos de aquella realidad bélica que, a menor escala, se reproducirían en los frentes estabilizados de la Guerra Civil Española: organización del frente, tipología de las trincheras, armamento, uniformes, tácticas de combate, etc., fueron muy similares en uno y otro conflicto.


Como ejemplo, he querido incluir en este blog un pequeño extracto de "Senderos de Gloria", en concreto, el correspondiente al ataque francés contra la Colina de las Hormigas, porque pienso que sería perfectamente trasladable a ciertos frentes y momentos concretos de nuestra guerra civil: la disposición de las trincheras, los momentos previos al combate, el puesto de mando, la comunicación por telefonía de cable, la coordinación entre la artillería y la infantería, el inicio del asalto, el avance por la tierra de nadie bajo el fuego enemigo, los campos de alambradas y el terreno cuajado de cráteres de explosiones y un montón de detalles más, perfectamente tratados.


Viendo "Senderos de Gloria" no puedo evitar pensar en la guerra de trincheras desarrollada en los frentes madrileños durante la guerra civil; no puedo evitar relacionar los fotogramas de Kubrick con sectores como los de la Ciudad Universitaria, la Casa de Campo, la carretera de Extremadura, la Cuesta de las Perdices o Las Rozas; no puedo evitar acordarme de combates como la  Operación Garabitas o los asaltos a posiciones como Romanillos, El Mosquito o la Loma Fortificada durante la batalla de Brunete; ver las recreaciones de armamento, uniformes, trincheras, refugios, puestos de mando, etc., hace que me sea más fácil recrear e interpretar las fotografías y la información contenida en viejos documentos militares de la guerra civil española que he tenido ocasión de consultar y estudiar, como si de una especie de máquina del tiempo se tratase.


Está claro que la cruda realidad de la guerra superará siempre cualquier ficción cinematográfica o narrativa que intente reproducirla, pero también creo que un medio como el cine puede ser una magnífica herramienta para recrear ambientes, escenarios, sucesos y episodios del pasado. Pienso que la película "Senderos de Gloria" es un buen ejemplo.




JAVIER M. CALVO MARTÍNEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada