martes, 12 de octubre de 2010

95) Puntería



PUNTERÍA

Hace unos días, al pasear por algunas de las trincheras republicanas que aun existen en Las Rozas, me encontré con esta moneda que algún tirador experimentado había utilizado para afinar la puntería.

El orifico parece corresponder a un proyectil de 9 mm o similar, utilizado por algunas armas cortas, bien revolver, bien pistola. El hallazgo, irremediablemente, me izo recordar los clásicos westerns, en los que duros pistoleros hacían alarde de puntería disparando sus míticos Colt “Peacemarker” o sus emblemáticos Smith&Wesson.

De repente, personajes históricos como Billy de Kid, Jesse James, Calamity Jane, Butch Cassidy… o de ficción como Blueberry, Mc. Coy, Gringo o Josey Wales, empezaron a desfilar por mi memoria, trayéndome recuerdos de algunos de los libros, películas y tebeos con los que había disfrutado en mi infancia.

Como en aquellas historias, alguien había probado puntería con una moneda y, setenta años después, yo me topaba con la evidencia. ¿Se trataba de ejercicios de tiro, de algún tipo de apuesta, o de un simple pasatiempo entre los combatientes que durante largas y aburridas jornadas permanecían en las líneas del frente? Imposible saberlo, pero resulta curioso imaginar la escena y, al hacerlo, ¿cómo no evocar esas viejas historias del Lejano Oeste?

La moneda, aunque muy deteriorada, es del Gobierno Provisional de 1870 (de esas de la “perragorda” y la “perrachica”) y la bala que la ha atravesado ha dejado un perfecto orificio de entrada y salida. Viendo el destrozo, no quiero ni imaginar lo que un pequeño proyectil de estos causa al entrar en el cuerpo humano.

Hace ya algún tiempo, también en unas trincheras de Las Rozas, aunque éstas nacionales, encontré una vaina de Mauser que parecía haber sido empleada también como blanco de tiro. No sé si este tipo de prácticas eran frecuentes en las trincheras de Madrid, pero al menos, los dos ejemplos de los que hablo aquí, demuestran que había muy buenos tiradores en ambos ejércitos, ya que me figuro que no debe de ser nada fácil acertar a blancos tan pequeños, y menos con las armas de la época.

Encontrar restos históricos resulta siempre sugerente e incluso emocionante. Al menos, a mí, me lo parece. Una especie de nexo de unión entre el Pasado y el Presente. Por ello, me ha parecido interesante compartir este curioso hallazgo con los lectores y lectoras de este blog.

JAVIER M. CALVO MARTÍNEZ

Fotografías: Anverso y reverso de la moneda (JMCM)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada